Hacer sólo una cosa es suficiente.

Hacer sólo una cosa es suficiente.

Por Mtra. Mayra Isel Rodríguez
Psicóloga social, sexóloga, yoguini, defensora de derechos sexuales y reproductivos.

 

Nos solemos saturar de propósitos, de listas de cosas por hacer, nos vamos llenando de más metas por cumplir e incluso nuestro autocuidado se convierte en una serie de cosas que se agregan en el reminder y calendario semanal.

Estamos generando una rutina diaria que no solamente alimenta el estrés que viene con la sobrecarga de roles y acciones que cumplir, si no que refuerza la sensación de que no somos suficientes, que siempre hay algo más que se podía hacer. Como menciona el filósofo Byung-Chul Han “se vive con la angustia de no hacer siempre todo lo que se puede” y si no se puede nos sentimos culpables o decepcionadas/os.

La realidad es que nos estamos saturando de cosas que sentimos que “debemos hacer” y que, por la creciente moda del paradigma de positividad, se están convirtiendo en un “podemos hacer”, es decir, ya nos hemos comprado la idea de que esto no es impuesto, que es algo que deseamos y queremos en nuestras vidas; sin darle espacio a aceptar que estamos cansadas/os y no podemos más.

El autocuidado justo refiere a que nos percatemos de cómo nos metemos en estas dinámicas, de los mensajes ocultos que nos estamos repitiendo, que escuchemos lo que realmente necesitamos y decidamos, de manera genuina y consciente, qué es lo que vamos a hacer con eso.

Hoy quiero decirte: una sola cosa que hagas es suficiente. Sea que estés cambiando de hábitos, iniciando un proyecto o dándote más tiempo para ti misma/o, en serio, una sola cosa es suficiente. Repítelo para ti misma/o las veces que sea necesario, hasta que en verdad te lo creas y sientas que en verdad esa una cosa, está generando cambios importantes en tu vida.

 

Imagen encontrada en la web. Autor/a desconocido/a